Sin solución en las escuelas porteñas. El frío sacó a los chicos a la calle