El futuro de un museo divide a los vecinos