Norberto Bobbio. El guardián de la condición humana