El idioma español, un activo intangible que cotiza en alza