El lenguaje y su sorda guerra de fondo