El mapa juvenil de la exclusión social

En el país hay 1.250.841 personas de 15 a 29 años que no estudian ni trabajan; alta deserción escolar
Mariano De Vedia
(0)
25 de octubre de 2000  

En momentos en que se habla de la importancia de la formación continua para estar en mejores condiciones de acceder al difícil mercado laboral, hay en la Argentina 1.250.841 jóvenes que no estudian ni trabajan.

La cifra constituye el 13,2% de los 9.476.069 jóvenes de 15 a 29 años que hay en el país. Los porcentajes más elevados de quienes no estudian ni trabajan se dan en San Juan (20,3%), Jujuy (20,1%) y la provincia de Buenos Aires (17,1%).

Además, en una edad en la que la capacidad intelectual y la potencial fuerza laboral están llamadas a brillar en plenitud, el 54,9% de los jóvenes -unas 5.202.000 personas- no asiste a ninguna instancia del sistema educativo.

La falta de acceso al sistema educativo se presenta con singular fuerza en la provincia de Buenos Aires, donde uno de cada tres chicos entre 15 y 19 años -388.546 jóvenes- no concurre al colegio ni a la universidad.

Los datos están incluidos en el informe "La juventud argentina 2000", realizado por la Dirección Nacional de Juventud, a cargo de Gustavo Fernández Russo. El relevamiento recoge datos estadísticos tomados de la Encuesta Permanente de Hogares, proyecciones censales de población por provincia y otras encuestas del Indec.

La investigación demandó tres meses de intenso trabajo porque "la información estaba muy atomizada en los distintos ministerios y reparticiones públicas", comentó Fernández Russo a La Nación , satisfecho por contar con la base de lo que será el Informe Federal Juvenil, que el Gobierno presentará en marzo.

El estudio repasa la inserción social de los 9.476.069 jóvenes en la Argentina, lo que representa el 25,6% de la población.

De ese universo juvenil, el 23,9% está casado o unido en pareja, el 44,7 recibe un servicio educativo, el 13,2 no estudia ni trabaja y uno de cada tres está incluido en la línea de pobreza. Además, hay 704.688 jóvenes que son jefes de hogares, lo que representa el 12,2% de las personas que tienen esa condición en nuestro país.

Fernández Russo, que militó en Franja Morada y fue presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires, expresó su satisfacción, además, por la decisión del presidente Fernando de la Rúa de constituir un Instituto para la Juventud, desde el cual se coordinarán políticas con distintos organismos.

"Queremos tomar a los jóvenes desde una perspectiva integral, para que los programas de salud, educación y empleo se potencien y no se diluyan en esfuerzos aislados", expresó el dirigente radical.

Estudio discriminado

Según el relevamiento, de los casi 9,5 millones de jóvenes radicados en la Argentina, el 35% (3.297.147) tiene entre 15 y 19 años; otro 35% (3.361.279) está comprendido en la franja de 20 a 24 años, y casi un 30% tiene entre 25 y 29 años.

Proporcionalmente, la provincia de Jujuy es la que más jóvenes tiene (28,3% respecto de la población total) y, a la inversa, la jurisdicción que menos tiene es la Ciudad de Buenos Aires (23,1%). En Tierra del Fuego predomina el sexo femenino: por cada 100 jóvenes, 53 son mujeres.

En el universo educativo, el estudio arroja datos inquietantes: el 28,5% de la franja de 15 a 19 años no estudia. Pero el porcentaje asciende al 31,7% en la provincia de Buenos Aires, 34,4 en La Rioja, 34,5 en Santa Fe y 41 en Tucumán.

Considerado uno de los factores que más impactan en la crisis educativa, la deserción escolar se dispara con cifras muy altas a partir de séptimo grado y, en forma más pronunciada, desde el comienzo del polimodal (ex tercer año del secundario). Los índices de abandono escolar en los primeros años del secundario llegan al 23,3% en Santiago del Estero, 20 en Tucumán, 18,2 en Chubut y 16 en Misiones, según datos tomados del Ministerio de Educación.

La exclusión social

El informe señala que sólo el 42% de los jóvenes de 18 a 24 años terminó la secundaria, proporción que varía según el estrato social, medido en términos de ingresos: entre los más pobres sólo el 23% terminó la enseñanza media, y en la población rica lo consiguió el 76 por ciento.

El estudio de la Dirección Nacional de Juventud, un organismo de la Secretaría de Desarrollo Social, incluye en la línea de pobreza a quienes viven en un hogar que no dispone de los recursos necesarios para cubrir el costo de la canasta básica de bienes y servicios.

También se consideran hogares pobres los que presentan insuficiencias en alguno de los rubros que conforman el índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (hacinamiento, viviendas inadecuadas, chicos que no asisten a la escuela primaria, falta de servicios sanitarios).

Se llega, así, a la conclusión de que casi un tercio de la población joven vive en condiciones de pobreza. Suman 1.650.889 los jóvenes pobres que viven en ciudades importantes.

Además, mientras que en la Patagonia entre dos y tres de cada diez jóvenes de 15 a 29 años son pobres, la proporción trepa a cinco en el noroeste argentino (en Jujuy llega a seis).

El 38,5% de los jóvenes del Chaco -casi cuatro de cada diez- tiene necesidades básicas insatisfechas. El índice es del 38,1% en Formosa y desciende al 9,6% en la Capital Federal, lo que traduce en una fría estadística el marcado contraste que refleja el mapa social del país.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.