El MoMA abrió su sede con obras clásicas y autos

Con fuegos artificiales se inauguró ayer la nueva sede en Queen´s
(0)
30 de junio de 2002  

NUEVA YORK.- Con el ingreso gratuito durante el primer fin de semana y una deslumbrante exhibición de fuegos artificiales, el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) estrenó ayer con toda pompa su nueva sede temporaria en Queen´s, que durante tres años albergará las colecciones más importantes de su patrimonio, que comprende casi 100.000 obras de arte.

"La noche estrellada", de Van Gogh, y "Las señoritas de Avignon", de Picasso, son la atracción principal de las 75 piezas seleccionadas para el primer contacto con el público en su nueva casa. La millonaria colección comenzó a formarse en 1929 y las obras elegidas para esta histórica exhibición incluyen creaciones antológicas de Miró, Dalí, Cézanne y Magritte, entre otros autores clásicos y contemporáneos.

La nueva sede temporal muestra al público cinco exposiciones simultáneas, que incluyen desde obras maestras de la pintura moderna hasta diseños de automóviles que hicieron historia.

Los primeros visitantes se encontraron, también, con un repaso de las cinco décadas de diseño automotriz, que permite apreciar propuestas de velocidad, comodidad y transporte.

Por primera vez se exhibe una colección de seis automóviles que incluye las nuevas adquisiciones del museo: el Auto Inteligente (2002), un Volkswagen Escarabajo, de 1959, y un Jeep Willis-Overland, de 1953. A ellos se suman una Ferrari de F1 de 1990, entre otros atractivos modelos.

Entre las obras de artistas contemporáneos se encuentra "Terminal", una de las últimas pinturas del argentino Guillermo Kuitca, de 41 años, que retrata la cinta para valijas de un aeropuerto.

Zona industrial

El MoMA QNS, como se denominará la sede durante los próximos tres años -el tiempo que demandará la ampliación de la casa central de Manhattan, a cargo del arquitecto japonés Yoshio Tanaguchi-, está ubicado en la calle 33 y Queen´s Boulevard, en Long Island City, en un área rodeada de fábricas y con un servicio limitado de transporte público.

Emplazado en una antigua fábrica, a 20 minutos de Manhattan si el trayecto se cubre en metro, el nuevo MoMA se suma, así, a la creciente lista de instituciones culturales, galerías y artistas de vanguardia que decidieron cruzar el East River e instalarse en un barrio con perfil más industrial.

La mudanza incluyó un minucioso trabajo del artista belga Francis Alys, radicado en México, que filmó una multitudinaria procesión por las calles de Nueva York para simbolizar el traslado del MoMA. La marcha partió el domingo último, cuando centenares de personas cruzaron a pie el puente que une la isla de Manhattan con Queen´s, cargando reproducciones de las obras de arte más famosas del museo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?