Se recuperan obras del siglo XIX. El Museo del Prado gana más espacio