Caraja-jí. El nuevo teatro