El ornitorrinco de la prosa