El Papa atribuyó la crisis a la codicia