El Papa comenzó a "despedirse" de sus fieles

Fue al día siguiente de cumplir 83 años
(0)
20 de mayo de 2003  

ROMA.- "Cada vez me doy más cuenta de que se acerca el momento en el cual deberé presentarme ante Dios."

El día después de cumplir 83 años el Papa sorprendió a todo el mundo al hablar explícitamente de su muerte. Un día en el cual, dijo, deberá "rendirle cuentas a Dios de mi vida, del período de mi juventud en Wadowice (donde nació) al de Cracovia (donde se ordenó sacerdote, fue obispo y arzobispo) y el de Roma", donde en octubre próximo cumplirá 25 años en el trono de Pedro.

Si bien el Papa habló con gran serenidad, su reflexión sobre el fin que se acerca, inexorable, dejó helados a los cerca de 20.000 polacos que por segundo día consecutivo llenaron la Plaza de San Pedro para festejar a "su" Karol Wojtyla, "un joven de 83 años", como decía en una inmensa pancarta.

El Pontífice, que sufre del mal de Parkinson y que casi ya no camina, pero que últimamente luce un mejor aspecto, habló de su muerte en polaco, al final de una audiencia ante sus connacionales en la Plaza de San Pedro.

Aunque no es la primera vez que habla sobre su muerte, la inesperada reflexión del Papa creó gran revuelo en ambientes vaticanos. Su frase pareció contradecir, en efecto, la mayoría de los comentarios de la prensa de todo el mundo, que en ocasión del cumpleaños del Pontífice destacó su mejoría física con respecto al año anterior.

Sólo la voz

Lo cierto es que,si bien la voz del Papa es mucho más clara y fuerte que hace un año -algo que revirtió todas aquellas predicciones que decían que no iba a poder seguir al frente de la Iglesia por la imposibilidad de comunicar- también es verdad que ya no puede moverse si no es en una silla de ruedas o sobre una plataforma móvil.

¿Qué quiso decir el Papa ayer al hablar de su rendición de cuentas ante Dios? "Creo que no es la predicción de algo inminente, sino la declaración de un hombre realista, consciente de que está en el otoño de su vida, consciente de su deterioro físico, y que no quiere que la gente viva de ilusiones", explicó una fuente vaticana a LA NACION, que destacó que no es casual que el Papa hablara así ante fieles polacos, que suelen cantarle el "Stolat" para que viva 100 años más.

"Básicamente -agregó la fuente- lo que dice el Papa es que aunque está hablando mejor, algo que es una gran consolación en este punto de su vida, y un elemento esencial para seguir siendo Papa y seguir viajando, no está mejor y que no va a vivir cien años más."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.