El Papa pidió oponerse al divorcio

(0)
29 de enero de 2002  

ROMA.- El papa Juan Pablo II pidió a los abogados católicos que declinen colaborar en los procesos de divorcio, alegando la objeción de conciencia.

"Quienes trabajan en causas civiles deben evitar estar implicados personalmente en todo lo que represente una cooperación al divorcio", afirmó en una alocución ante el Tribunal Eclesiástico de Apelación de la Rota.

Señaló al divorcio como una "herida en el cuerpo social" y manifestó que "la incomprensión de la índole indisoluble revela la incomprensión del matrimonio en su esencia".

"Podría parecer -dijo- que el divorcio está tan enraizado en ciertos ambientes sociales que casi no valga la pena seguir combatiéndolo, difundiendo una mentalidad, una costumbre y una legislación civil a favor de la indisolubilidad. ¡Sin embargo, vale la pena!"

"Es importante presentar de modo positivo la unión indisoluble para volver a descubrir su bien y su belleza."

Indicó que para los jueces puede resultar difícil no cooperar al divorcio, porque los ordenamientos no reconocen una objeción de conciencia para eximirlos de sentenciar. Pero los animó a "encontrar los medios eficaces para favorecer las uniones matrimoniales, sobre todo mediante una obra de conciliación sabiamente conducida".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.