El Papa pidió una acción concreta para eliminar el racismo y la discriminación