El Papa se refirió al alcance del matrimonio

Es una relación entre un hombre y una mujer, dijo; descartó parejas del mismo sexo
(0)
24 de octubre de 2000  

ROMA.- El papa Juan Pablo II volvió a condenar las relaciones homosexuales al afirmar que ninguna otra unión que no sea entre un hombre y una mujer puede ser equiparada al matrimonio, que considera la "realidad humana fundamental y la célula básica de la sociedad".

El Pontífice hizo esta afirmación ante el nuevo embajador de Holanda ante la Santa Sede, Hendrik Volkier Bentinck van Schoonheten, quien presentó ayer sus cartas credenciales. El Parlamento holandés ratificó recientemente la ley que permite la unión de parejas del mismo sexo.

"Usted sabe bien el vínculo de la Iglesia Católica con el matrimonio como realidad humana fundamental y como célula básica de la sociedad. Ninguna otra forma de relación entre personas puede ser equiparada a la relación natural entre un hombre y una mujer, que con su amor darán vida a los hijos", afirmó el Papa.

Juan Pablo II añadió que la sociedad necesita de estructuras básicas, como la familia, para desarrollarse.

El Pontífice reiteró que este Año Santo es ideal para que los países ricos perdonen al menos parte de la deuda externa de los países pobres.

Ayer, el cardenal primado de Bélgica, Godfried Danneels, de 67 años, dijo ayer que la dimisión de Juan Pablo II no es "deseable", pero afirmó que este tema no debe considerarse un tabú. Días atrás, la oficina de prensa de la Santa Sede había desmentido que el Papa pudiera dimitir al terminar el Jubileo del 2000, hipótesis formulada en un reciente libro de Danneels, "En plena libertad: seis conversaciones con el cardenal".

"Lo que no quise decir es que sea deseable que el Papa se vaya, ni mañana ni después del Jubileo", afirmó ayer el cardenal en Mechelen, Flandes.

"No tengo nada contra el Papa, al contrario. Lo que quise decir es que, en una sociedad cada vez más longeva, donde la esperanza de vida llegará pronto a noventa o quizá cien años, hay que preguntarse si un mandato papal vitalicio es compatible con tal responsabilidad", explicó Danneels.

Según Danneels, en el futuro no será impensable como hoy que el Papa dimita, pero esto no significa que Juan Pablo II lo haga. "El tiene dicho que considera su deber cumplir hasta el final el cargo que se le confió."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.