Freud podría convertirse en el artista vivo más caro. El realismo descarnado de Lucian Freud, a remate en Nueva York