Opinión. El riesgo de perder la socialización