Escenario. El tiempo de dejar una huella propia