Anticipo. El vértigo de la velocidad