Suscriptor digital

En busca del origen del universo

Al frente del complejo de Cerro Paranal, en el desierto de Atacama, la científica rastrea las huellas del comienzo del mundo
(0)
24 de agosto de 2000  

Y de repente allí, donde no había más que un desierto colorado y árido hasta la desesperación, comenzaron a brotar unas estructuras metálicas gigantes. Y el sitio, la cima de un cerro remoto en Atacama, Chile, se pobló de astrónomos europeos de primer nivel que venían para espiar, desde allí, los orígenes del universo.

Nunca llueve en el desierto. Nunca se nubla. Por eso lo eligieron para abrir la ventana al misterio, para darle forma al más formidable de los complejos astronómicos jamás construidos.

Cuando esté listo, hacia 2005, será un observatorio tan poderoso que ni siquiera sus responsables tienen la absoluta certeza de qué podrá verse desde allí. Por el momento, en la cima del Cerro Paranal -de ese lugar se trata- están listos y en funcionamiento dos de los supertelescopios más potentes del mundo de un total de cuatro, y ya están regalando visiones únicas de cuando el universo era muy joven (mirar hacia lo profundo del universo es equivalente a mirar hacia el pasado. Esto, por el tiempo que tardan las imágenes en recorrer las enormes distancias que existen entre las lejanas estrellas y galaxias que se observan y la Tierra).

Todo el complejo es obra del European Sothern Observatory (ESO). La institución, un consorcio intergubernamental integrado por ocho países europeos, tiene sede en Munich, Alemania. Su directora es una astrofísica francesa, formada en la Argentina: la doctora Catherine Cesarsky, que mañana a las 18 dará una charla en LA NACION titulada Nuevos descubrimientos sobre el origen del universo, uno de los temas que desvelan hoy a los astrónomos. El otro tema del momento para quienes estudian el espacio es la búsqueda de planetas fuera de nuestro Sistema Solar. Una búsqueda que se realiza con métodos indirectos pues su luz es tan débil que, por ahora, es imposible verlos.

-Ya ha transcurrido un año y medio desde que comenzó a funcionar el primer telescopio en Cerro Paranal, ¿con qué descubrimientos y sorpresas se han encontrado?

-Tenemos muchas novedades, pero son preliminares. Piense que los científicos se toman un tiempo en hacer sus observaciones, analizar los datos, sacar conclusiones y con ellas escribir los artículos. Entonces, un año y medio no es mucho tiempo. Sin embargo, sí, ya tenemos resultados muy interesantes.

-¿Podría adelantar alguno?

-Si. Por ejemplo, usted sabe que las estrellas se forman a partir de nubes de gas y polvo. Nuestros telescopios tienen un instrumento llamado Isaac que capta el infrarrojo y permite mirar el interior de estas nubes con mucha más precisión que otros. Esto ayuda a contestarnos una pregunta que nos hacemos los astrónomos sobre el proceso de formación de estrellas: cuántas estrellas se forman de diferentes masas.

-O sea, cómo se reparte esa torta que es la nebulosa.

-Exacto, aunque sabemos que no toda la nebulosa se convierte en estrellas. Pero lo interesante es que hay zonas de formación de estrellas que son explosivas y otras más tranquilas. Siempre creíamos que en las zonas explosivas sólo podían formarse estrellas grandes. Y que las pequeñas se formaban en zonas tranquilas. Ahora, gracias a las observaciones, descubrimos que no, que en las zonas de formación explosiva también se pueden formar estrellas pequeñas. Y esto nos ayuda a comprender todos esos procesos.

-Ese sería un ejemplo del espacio cercano. ¿Tiene novedades sobre el espacio profundo?

-Si, también hay muchas. Por ejemplo, un tema que siempre nos preocupa es el de la edad del universo. Durante mucho tiempo hubo grandes controversias, porque midiendo la expansión del universo daba una edad determinada para la explosión inicial. Sin embargo, cuando se medía la edad de las estrellas más viejas conocidas, estas parecían ser más antiguas que el universo mismo. Algo que, obviamente, no puede ser.

-Pero, ¿qué es lo que estaba en duda? ¿La edad del universo o la de las estrellas más antiguas?

-En realidad, ambas cosas. Este es el tipo de datos que a uno le gustaría poder medir de diferentes maneras para estar más seguros. La controversia continuó hasta que, en determinado momento, apareció lo que llamamos la constante cosmológica, que nos permite resolver el problema y que las cosas encajen mejor. Sin embargo, la edad de las estrellas se seguía midiendo por métodos muy indirectos. Y la novedad es que ahora, con los nuevos telescopios, se puede hacer en forma más directa.

-¿Cómo?

-Por ejemplo, utilizando elementos radioactivos, como lo hacemos para medir la edad de la Tierra.

-Pero, ¿cómo se estudian los elementos radioactivos de una estrella muy lejana?

-Bueno, al descomponer la luz de la estrella en un espectro, los elementos dejan ciertas marcas. Si están esas marcas podemos saber que los elementos están allí. En este caso nos fijamos particularmente en el Uranio y el Torio que son elementos muy poco abundantes en el universo y, peor aún, en las estrellas muy viejas. Pero, en fin, algo tienen. Nosotros tenemos en nuestro telescopio el espectrógrafo más sensible del mundo, llamado UVES, y lo utilizamos para estos estudios.

-¿Y el UVES puede detectar Uranio y Torio en estrellas muy lejanas?

-Si, ya tenemos mediciones de algunas estrellas. Y así llegamos de una manera completamente independiente a establecer la edad de estrellas muy antiguas.

-¿Qué edad tienen?

-Los primeros resultados nos dan alrededor de 13.000 millones de años, aunque con más observaciones este número se va a afinar mucho más.

-¿Y el universo qué edad tiene?

-En este momento se considera que entre 13.000 y 14.000 millones de años. Como ve, los números son compatibles.

-¿Hay algún límite cuando se mira hacia atrás en el universo?

-La cosa más vieja que se puede ver es la radiación de fondo, los ecos de la gran explosión que se corresponden con un universo de sólo 300.000 años cuando aún no había estrellas ni galaxias. Pero eso no se mide con nuestros telescopios, sino con otros instrumentos capaces de detectar microondas.

-¿Y con los del Cerro Paranal?

-Bueno, nosotros queremos entender en qué momento comenzaron a formarse las galaxias. Y, precisamente, con nuestros telescopios podemos ver galaxias cada vez más lejanas y antiguas. Pero, además, nos interesa estudiar cómo fue variando el universo a lo largo de su historia, porque no siempre fue igual. Por ejemplo, hoy vemos que las galaxias tienen formas definidas y se juntan en cúmulos.

-¿Cúmulos?

-Si, se juntan en grupos. Nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, forma parte de un cúmulo. Nos acompañan la galaxia de Andrómeda, las de Magallanes y otras más. Cuando se forma el cúmulo, en el centro se desarrolla una enorme galaxia de forma elíptica, con un gran agujero negro en el centro, que emite ondas de radio. Esta gigante elíptica va fagocitando alguna de sus vecinas y atrapando otras galaxias hacia el cúmulo. La cuestión es que para ver estas grandes galaxias en formación necesitamos telescopios como los que estamos construyendo.

-Otro de los temas importantes se relaciona con el descubrimiento de planetas extrasolares. Hasta ahora no se ha visto ninguno, pero se detectan por los movimientos de las estrellas que orbitan. Con el complejo de Cerro Paranal completo, ¿podremos comenzar a verlos, por fin?

-No lo sabemos. Puede ser pero, en todo caso, esa sería la última etapa del estudio. Lo que seguro sí podremos hacer es medir con muchísima más precisión sus tamaños y trayectorias.

-¿Su intuición le dice que hay vida en otros mundos o que estamos solos?

-No puedo imaginarme que sólo haya vida en la Tierra. Es más, apostaría mi brazo a que la hay en otros mundos. Y creo que muy pronto la descubriremos. El problema se da cuando pensamos en formas de vida inteligente, porque no sabemos si hacen falta condiciones muy particulares para que se desarrolle. Piense que, por ahora, en la Tierra, vida inteligente y capaz de comunicar hubo por un tiempo muy corto en relación con la historia del planeta. Y ni siquiera podemos predecir cuanto va a durar. Lo que quiero decir es que quizás también haya vida inteligente, pero tal vez dure muy poco. Entonces de lo que dudo, en realidad, es de la oportunidad de encontrarla.

Más de un sol

En el universo, la gran mayoría de las estrellas no son gigantes solitarios, como nuestro Sol. Se calcula que más de un 70 por ciento forman lo que se llaman sistemas múltiples. Es decir que en lugar de haber un único sol, los sistemas tienen dos o tres soles. Y esto es algo que puede comprobarse fácilmente si se observan con un pequeño telescopio las estrellas más cercanas.

El problema es que, hasta el momento, las teorías sobre formación de planetas decían que si los sistemas eran múltiples, no podían tener planetas. Y que sólo las estrellas solitarias como nuestro Sol podían tener mundos capaces de albergar vida, girando a su alrededor. Esto hacía que los buscadores de planetas descartaran, de entrada, más del 70 por ciento de las estrellas para sus investigaciones.

Pero hay novedades. -Se suponía que no, pero entre los 47 planetas que se han descubierto hasta ahora fuera del sistema solar, algunos se encuentran en sistemas binarios; es decir, de dos soles-, explicó Catherine Cesarsky a La Nación.

-En esos planetas deben verse bonitos amaneceres y puestas de sol.

-Si... realmente impresiona imaginarlo, ¿no?

La página del observatorio de Cerro Paranal

Galaxias espirales vistas por el VLT

Galaxias extrañas

Nebulosas

Galaxias lejanas

Nota I (3-4-1999) viaje a Cerro Paranal (del buscador de la Nación on line)

Nota II (4-4-1999) Viaje al Cerro Paranal (del buscador de la Nación on line)

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?