Faradje y Polacco, en las antípodas