Fontanarrosa, amigo de las bibliotecas