Intentan evitar que un alumno sea expulsado

Concurre a un colegio católico de Rosario
Concurre a un colegio católico de Rosario
(0)
27 de junio de 2002  

ROSARIO.- El Ministerio de Educación de Santa Fe reclamó a las autoridades del Colegio Santa Teresita del Niño Jesús que permitan la continuidad en la escuela del alumno que dejó embarazada a su novia y que en un primer momento iba a ser expulsado de la institución.

"La postura oficial es favorecer la permanencia de los alumnos en el establecimiento al que concurren", aseguró el director provincial de Enseñanza Privada, Guillermo Sáenz, al dar la palabra oficial sobre el caso, que repercutió en esta ciudad. "Consideramos que lo correcto, lo prudente, lo conveniente es que este joven siga en el colegio."

El caso tomó estado público cuando el padre de un adolescente de 14 años denunció que las autoridades del colegio, al que el chico concurre desde los cuatro años, le pidieron que deje el instituto tras enterarse que el menor había dejado embarazada a su novia, un año mayor que él.

De todos modos, el colegio anticipó que permitiría al alumno terminar de cursar este año en el establecimiento. "Después veremos qué pasa", dijo el representante legal del colegio, padre Juan Ríos.

No trascendió el nombre del alumno, pero se trataría del hijo de un ex jugador de fútbol que actuó en primera división entre 1986 y 1988.

Conocida la recomendación provincial, el padre Ríos se negó a adelantar qué decisión se tomará, ya que el colegio evaluará la cuestión cuando concluya el año lectivo.

Ríos admitió que pretende que el joven, que cursa el noveno año de la educación general básica (EGB), abandone a fin de año la escuela, argumentando que no había cumplido con un acuerdo que su madre firmó cuando lo inscribieron en la institución. Sin embargo, esta decisión fue resistida por los padres del muchacho.

Ríos ratificó que el colegio "se reserva el derecho de admisión", y que sólo a fin de año se evaluará la situación del muchacho, dejando abierta la posibilidad de que no se le permita seguir en el establecimiento.

El sacerdote admitió que hasta ayer desconocía la vigencia de la ley nacional 25.587, que prohíbe expulsar de las escuelas a jóvenes embarazadas y que por extensión debería proteger al adolescente.

La opinión oficial

La inflexibilidad de Ríos desató una fuerte polémica en la comunidad educativa del Colegio Santa Teresita. La opinión de padres y alumnos se dividió entre los que consideran que se debe cumplir el compromiso firmado y los que piensan que el muchacho debe seguir en la escuela.

"No queremos hacer apología de la paternidad temprana, pero entendemos que la escuela tiene que hacerse cargo de este joven", comentó Sáenz en nombre del ministerio, y añadió: "Una expulsión agrava la situación y puede impulsar a los chicos a tomar otras medidas que desde el punto de vista cristiano son infinitamente más deplorables".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.