En Hong Kong. Ironía de Hawking sobre las mujeres