Decreto de Benedicto XVI / Reconocen como milagro una curación. Juan Pablo II, beato en tiempo récord