Juan Pablo II reclamó atender la "tragedia del sida"

Pidió ocuparse de los niños que la padecen
(0)
25 de febrero de 2004  

"La humanidad no puede cerrar los ojos ante un drama tan alarmante", declaró el papa Juan Pablo II en su mensaje de Cuaresma, el período de reflexión y conversión que la Iglesia comenzará hoy, al referirse a la "tragedia del sida, con sus terribles repercusiones en Africa".

"Se habla de millones de personas azotadas por este flagelo, y de éstas, tantísimas contagiadas desde el nacimiento", advierte el Santo Padre, que durante los próximos 40 días intensificará su participación en actos públicos, además de las habituales audiencias generales de los miércoles y el rezo del Angelus los domingos.

En su mensaje de Cuaresma, que comienza hoy con la celebración del Miércoles de Ceniza y se extiende por 40 días en preparación a la Pascua, el Papa recuerda que "muchos son los creyentes que buscan seguir con fidelidad las enseñanzas del Señor".

Sostiene, además, que "las palabras de Jesús - El que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe - son una exhortación a examinar cómo son tratados los niños en nuestras familias, en la sociedad civil y en la Iglesia".

"Quisiera recordar a los padres que no dudan en tener una familia numerosa, a las madres y padres que en vez de considerar prioritaria la búsqueda del éxito profesional y la carrera, se preocupan por transmitir a los hijos aquellos valores humanos y religiosos que dan el verdadero sentido a la existencia", señala Juan Pablo II en su alocución, difundida por la agencia AICA.

"Pienso con tanta admiración -añade el Pontífice- en todos los que se hacen cargo de la formación de la infancia en dificultad, y alivian los sufrimientos de los niños y de sus familiares causados por los conflictos y la violencia, por la falta de alimentos y de agua, por la emigración forzada y por tantas injusticias existentes en el mundo."

"Junto con toda esta generosidad debemos señalar también el egoísmo de quienes no acogen a los niños. Hay menores profundamente heridos por la violencia de los adultos: abusos sexuales, instigación a la prostitución, al tráfico y uso de drogas, niños obligados a trabajar, enrolados para combatir, inocentes marcados para siempre por la disgregación familiar, niños pequeños víctimas del infame tráfico de órganos y personas", sostiene Juan Pablo II, que incluiye en su diagnóstico la "tragedia del sida".

Ante esta realidad, el Papa exhorta a "iniciar con confianza el itinerario cuaresmal animados por una más intensa oración, penitencia y atención a los necesitados". Y pide que la Cuaresma "sea ocasión útil para dedicar mayores cuidados a los niños en el propio ambiente familiar y social: ellos son el futuro de la humanidad".

El rito de la ceniza

En todas las iglesias del país se hará hoy la imposición de las cenizas en la frente de los fieles, como signo de humildad, con las palabras: "Recuerda que eres polvo y al polvo volverás". En la Catedral metropolitana, el rito se hará en las misas de las 9. 12.30 y 18.

Para la Iglesia hoy será un día de ayuno, que consiste en hacer una sola comida importante en el día, y de abstinencia, que puede reemplazarse por una obra de caridad o por una práctica de piedad.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.