La bibliofilia, pasión y pase del testigo

Pablo Gianera
(0)
27 de octubre de 2019  

En Excesos lectores, ascetismos iconográficos, su autobiografía de lector que publicó la editorial Ampersand, José Emilio Burucúa recuerda el síndrome de Stendhal que estuvo a punto de padecer en una visita a la Biblioteca Huntington, en Pasadena. Fue cuando, entre otros volúmenes, le mostraron a nuestro ensayista mayor la Biblia miniada de Gutenberg, las primeras ediciones de los dos Quijotes y la de los Ensayos de Montaigne de 1580 con la traducción de John Florio, la misma que, se presume, leyó William Shakespeare. Ni hace falta decir que la causa del vahído inminente no era en absoluto el precio de los volúmenes.

Umberto Eco, que conocía en carne propia la angustiosa emoción del coleccionista -esa emoción secreta, sin histeria, de puertas adentro-, explicaba que el bibliófilo no es alguien que ama la Divina comedia: es alguien que ama esa determinada edición y ese determinado ejemplar de la Divina comedia. No habría que concluir que a los coleccionistas no nos importa Dante, sino que hay una historia en el objeto que no es la historia contada por sus palabras. Es una historia de envejecimiento de papeles, de manchas de pulgar, de firmas de dueños anteriores y difuntos; una historia de subrayados, de libros intensos, de anotaciones.

Hay un relato de Hermann Hesse que parece una alegoría de la manera en que otras historias (y también la Historia) precipita en el objeto. Se llama "El Novalis". Es una historia de amores fallidos y amistades malogradas que se cifran en un ejemplar de la obra del poeta Novalis que pasa de mano en mano. Quien lo cuenta es un bibliófilo, último (aunque provisorio) eslabón de una memoria que murió con esos hombres, una memoria irreductible, pero encerrada en el roce por las páginas de esas manos que ya no existen. Aunque parezca lo contrario, la pasión que agita al coleccionista no es estética, sino ética, el sentido de la responsabilidad de poseer algo que debe legarle a otro que acaso no conocerá nunca.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.