Entrevista con Paolo Baratta. La Bienal de Venecia pone sus ojos en el cine argentino