La primera encíclica de Benedicto XVI. La caridad tiene una dimensión política