La cultura también va la playa: el arte y la lectura se descalzan en la arena