Apuntes. La deserción preocupa, pero no puede calcularse