La destrucción de la solemnidad