La dimisión, esperada por los investigadores