La diosa de la belleza y el amor regresa a su Olimpo napolitano