La estatua del Che zarpó hacia Rosario