La fiesta macanuda: Liniers, anfitrión de una muestra que es puro juego e ilusión