La filosofía, eje de una olimpíada mundial

Participaron 44 jóvenes de 18 países, que redactaron ensayos sobre la ética y la ciudadanía en el siglo XXI
(0)
9 de mayo de 2003  

No es frecuente que los adolescentes se interesen por la filosofía.Y mucho menos que coincidan en un certamen internacional que tenga como objetivo realizar un trabajo sobre la ética o sobre el Estado moderno. Pero ayer, 44 chicos de 18 países participaron de la 11a. Olimpíada Internacional de Filosofía (OIF), que por primera vez se realiza en la Argentina.

La competencia se desarrolló en el Instituto Nacional de Enseñanza Técnica. Allí, jóvenes de distintas nacionalidades tuvieron que redactar un ensayo sobre "La significación de la ética y la ciudadanía en el siglo XXI".

"Cuando comencé a estudiar filosofía, en 4° año del secundario, nunca me imaginé que iba a terminar en una olimpíada. Creía que los filósofos eran personas que debatían cosas como la existencia de una mesa. Pero tras leer autores, y con la ayuda de los profesores, entendí su esencia", dijo María Rebrej, de 17 años, una de las diez representantes de la Argentina.

La OIF es la última instancia de las competencias que se realizan anualmente en distintos países. Es auspiciada por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y cuenta con el apoyo de la Unesco. Participan en la olimpíada dos representantes de cada país -Alemania, Bulgaria, Chile, Corea, Colombia, Hungría, Italia, Japón, Lituania, Paraguay, Polonia, Rumania, Eslovenia, Ucrania, Uruguay, Estados Unidos y Turquía-, pero la nación anfitriona puede incluir diez competidores.

"Los chicos no pueden escribir sus trabajos en el idioma del país al que representan. Los trabajos son evaluados por tres profesores del comité de la olimpíada internacional y sólo pueden estar escritos en francés, inglés o alemán", explicó, en diálogo con LA NACION, Marcelo Lobosco, director nacional de la Olimpíada Argentina de Filosofía (OAF).

Jimmy Cait, de 18 años, representante de EE.UU., escribió su trabajo sobre la agresión en las diferentes culturas. "Fui adaptando el tema a la consigna y desarrollé esa idea dentro del ámbito de la ética", explicó.

Gabriel Abelof, de 18, fue otro de los representantes de nuestro país. "Todo fue culpa de un capricho. Un amigo me dijo que estas competencias no servían para nada. Me inscribí para saber si en verdad era así. Con el tiempo descubrí que la filosofía me dejaba un espacio para expresar mis opiniones y me dediqué de lleno. Asistí a los talleres de preparación y hoy puedo decir que mi amigo estaba equivocado."

Para Ana González, representante de Paraguay, la olimpíada le permitió conocer aspectos de su personalidad que nunca hubiera descubierto. "Quiero aprender todo lo que pueda para después aplicar este conocimiento en mi país", afirmó la estudiante, de 17 años, que escribió sobre la intolerancia y el respeto mutuo. Lo ejemplificó con un caso de su escuela.

Origen del concurso

La OIF surgió en Bulgaria, en 1993, por recomendación de la Unesco. "Con la caída del comunismo los países del Este tuvieron que integrarse con Occidente. Así surgieron competencias como las olimpíadas. En la primera edición sólo participaron Polonia, Bulgaria, Rumania y Turquía", explicó Gerd Gerhardt, uno de los miembros fundadores del certamen.

"La Argentina comenzó a participar en 1998, cuando obtuvo el decimoprimer puesto. A partir de entonces mejoramos. El año pasado, en Tokio, nuestra representante, Florencia Di Rocco, de 17 años, logró el 8° lugar", dijo la coordinadora Alicia Hunter.

Este año, la olimpíada fue financiada por el Ministerio de Educación y los resultados se conocerán mañana al mediodía. "Más que tomarlo como una competencia, los jóvenes tienen que encararlo como un espacio para descubrir sus propias capacidades y desarrollar el pensamiento crítico", concluyó Lobosco.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.