La imaginación suplantará los recursos en bibliotecas populares