La indefinición es lo único cierto en el Palacio Pizzurno

Maffei se reunió con Rodríguez Saá
(0)
28 de diciembre de 2001  

El sector educativo tendrá que esperar unos días más hasta que se defina cómo y por quién será conducido.

A una semana de la renuncia del ex presidente Fernando de la Rúa, el gobierno de Adolfo Rodríguez Saá no encontró aún la fórmula para reemplazar al eliminado Ministerio de Educación que encabezaba Andrés Delich. En el fondo, lo que sigue en discusión es cuál será la política educativa de Rodríguez Saá y si el área tendrá rango de coordinación o de secretaría.

El tema se trató ayer en la Casa de Gobierno. Durante la reunión con la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), el Presidente escuchó a los gremios docentes, que reclamaron la continuidad del ministerio nacional como "garante de la igualdad y unidad pedagógica".

En este sentido, hoy, a las 16, los docentes presentarán a Rodríguez Saá y al ministro de Trabajo, Oraldo Britos, su idea de que Educación no podría reducirse a una secretaría, a un área de coordinación ni a una subsecretaría.

Durante el encuentro, según explicó a LA NACION la titular de la Ctera, Marta Maffei, no se dieron mayores precisiones sobre el pago de la deuda del fondo de incentivo docente. La gremialista afirmó que se harán todas las gestiones para poder iniciar bien el ciclo lectivo 2002, pero que si "no alcanzan", como respuesta, los maestros podrían trabar el inicio de las clases y reinstalar la carpa docente.

No se trata de la única voz de protesta y de preocupación que llegará a oídos del Presidente. Hoy, a las 10, trabajadores, sindicalistas y educadores realizarán una "abrazo simbólico" al Palacio Pizzurno para evitar el cierre. En el ministerio trabajan unas 1600 personas entre contratados y personal de planta.

En tanto, el desconcierto de los empleados y funcionarios de rango medio del ex ministerio -a los que aún no se les aceptó la renuncia- ayer continuaba, ya que nadie del Gobierno fue designado para recibir el traspaso de la gestión.

Por otro lado, los ministros de Educación provinciales del PJ se reunirán el miércoles próximo con el hermano del Presidente, el ex senador Alberto Rodríguez Saá.

Ayer, los ministros justicialistas se pusieron de acuerdo en que -más allá de su denominación- debería existir una instancia nacional que se ocupe de definir las políticas, de evaluar, generar información sobre el sistema y compensar las desigualdades", afirmó a LA NACION el secretario del Consejo Federal de Educación, Sergio Palacio.

La ministra de Educación de San Luis, Carina Arenas -que ayer mantuvo varias reuniones en la Casa Rosada-, agregó que el Ministerio de Educación está sobredimensionado y que ahora se discute cómo organizar el área que tendrá a su cargo las políticas del sector.

Los colegios privados

Ante la decisión de eliminar el Ministerio de Educación, la Junta Coordinadora de Asociaciones de la Enseñanza Privada de la República Argentina (Coordiep) afirmó que, más allá de su denominación, es necesario un organismo con jerarquía suficiente para cumplir con el funcionamiento y fortalecimiento del sistema educativo.

En un comunicado aprobado por unanimidad, la entidad representativa de los colegios privados, cuyo titular es el doctor Carlos Galli, consideró que es necesario un organismo, aunque reducido en su dimensión, fuerte en su capacidad técnica y con medios para el cumplimiento de sus funciones.

"La cuestión no pasa fundamentalmente por la denominación del organismo encargado, sino por las atribuciones que tenga para cumplir con la legislación vigente y poder dar continuidad a los procesos de transformación iniciados en cumplimiento de la ley federal de educación", agrega el documento.

Y concluye: "Debería tener las atribuciones necesarias para lograr que la educación sea prioridad en la República".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.