Opinión. La irrupción del vacío