Un supuesto caso de discriminación. La Justicia autorizó a un docente chileno a dictar clases en el país