La literatura infantil está de fiesta: el Filbita escribe un nuevo capítulo