¿La literatura no tiene límites? La nueva edición del Filba arriesga respuestas