Martes visuales. La moda, un riesgo del arte