El olvido de la finitud. La muerte, hecho vergonzoso