"La novela sin lector es como una orquesta que no puede escucharse"