Opinión. La percepción, tan grave como la realidad