La política irrumpió en la Feria de Fráncfort