"La situación tiene que normalizarse", dijo Gak

El rector saliente se mostró optimista
(0)
29 de mayo de 2007  

Quien no tuvo dificultades ayer para ingresar en el edificio fue el rector saliente de la escuela Carlos Pellegrini, Abraham Gak, que se había presentado a la convocatoria de candidaturas para ser reelegido.

Ayer, Gak llegó alrededor de las 8; permaneció hasta el mediodía y luego regresó unas horas por la tarde, mientras el rector designado, Juan Carlos Viegas, intentaba infructuosamente entrar en el edificio.

Finalmente, Viegas citó a Gak para hoy a las 10 de la mañana en el colegio, con el fin de formalizar el traspaso de funciones. Con el colegio tomado, sin embargo, el escenario de ayer podría repetirse.

Gak es optimista. "Esta situación va a normalizarse pronto", dijo a LA NACION. Para el ahora ex rector, que ocupó esa función durante dos períodos (en total, 14 años), la movilización de estudiantes, docentes y padres "tiene cierta continuidad con las acciones de la FUBA el año pasado. El éxito de impedir la asamblea generó la expectativa de lograr cosas mediante esta modalidad", señaló.

Al mismo tiempo, justificó la reacción de los estudiantes y dio su opinión sobre el nombramiento del nuevo rector. "Los alumnos y docentes rechazan una designación claramente promovida por la Facultad de Ciencias Económicas, con una mirada antigua sobre la escuela secundaria", dijo Gak.

"No me voy por mi voluntad"

En tanto, en una carta de despedida que hizo pública, Gak afirmó: "No me voy por mi voluntad", y explicó que se postuló para un nuevo período al frente del colegio por tal razón: "En el convencimiento de que aún tengo, junto con el equipo que me acompañó en la gestión, elementos para profundizar y mejorar la tarea realizada".

Detalló en la misiva que, en su tiempo al frente de la escuela, su gestión intentó formar a los jóvenes "con pensamiento crítico y reflexivo, capaces de construirse como ciudadanos".

Según señaló, el mandato institucional de los colegios preuniversitarios es "ser escuelas experimentales capaces de aportar al sistema educativo los resultados de sus experiencias".

En el texto, además, agradeció la emotiva despedida que tuvo de estudiantes, docentes y no docentes el jueves pasado. "Por el profundo amor que siento por el «Pelle», hago votos para que el proyecto siga, se profundice, corrija sus errores y sus falencias, y contribuya al cambio de los paradigmas, hoy obsoletos, que sustentan el sistema de educación secundaria en crisis en nuestro país", escribió.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.