En la provincia de Buenos Aires. La suspensión de becas dejó sin clases a 50.000 alumnos